Seleccionar página

El universo de la electrónica: origen.

por | Abr 24, 2021 | #blogrumba | 0 Comentarios

Hablar del origen de la música electrónica puede resultar algo enredado y en su proceso exhaustivo, por lo que en Waro se lo contamos bien parchado

Con tantas malas noticias por estos días en el país, es frecuente vivir MÁS tensionado, estar MÁS estresado y MÁS lleno de dolores de cabeza. Este panorama nos exige encontrar en nosotros mismos un resguardo que nos permita mantener la buena vibra, aunque en ocasiones se funda. Muchas veces ese resguardo es la música, esas canciones favoritas que nos llevan por viajes distintos a la cotidianidad que nos absorbe.

Esta semana la nave de Waro Colombia se toma la pista para despegar hacia un recorrido en el que todos ustedes, queridos wareros, son nuestros pasajeros preferenciales ¿Las condiciones? Ponerse cómodo, abrir youtube o la app de música de su gusto y dejarse llevar por los ritmos de los distintos universos que iremos abordando. Sin más por decir, es momento de apuntarse los cinturones que la primera parada nos espera.

Origen

La reinvención de las costumbres apunta a que lo único seguro es el cambio, por eso lo que ayer se entendió como “lo último en guarachas”, hoy no tiene la misma acogida. Cambiar es lo único seguro, y así como nosotros cambiamos, la música cambia. Sin embargo, el cambio que ha afectado con el tiempo a distintos géneros musicales, en la electrónica ha sido el gran secreto de su crecimiento desde su comienzo. 

El ingenio para grabar sonidos siempre se ha relacionado con la creación de la música electrónica debido a que es parte de su identidad sonora, por eso cuando Scott de Martinville, un francés enamorado de los libros de ciencia, creó alrededor de 1879 el fonoautógrafo (el primer aparatejo para grabar sonidos), abriría la puerta para una amplia lista de avances tecnológicos como el fonógrafo de disco o telarmonio, entre otros, que, a la fecha, no paran de aparecer.

Fonoautógrafo, primer dispositivo para grabar sonidos

Durante la primera parte del siglo XX se condensó un espíritu vanguardista en la corriente de la música electrónica la cual se extendió por gran parte del territorio estadounidense, japones y varios países europeos como Inglaterra, Francia, Holanda y Alemania. Sin embargo, fue hasta la década de 1960 que tomó mayor forma gracias a influyentes artistas como Delia Derbyshire, compositora británica, quien se popularizó al ejecutar el tema musical de la serie Doctor Who emitida en la BBC, siendo considerada por mucho tiempo la pieza de música electrónica más conocida del mundo. 

Así mismo, para esta década la creación de tecnología exclusiva para los DJ tuvo un mayor auge, ya que elementos como el sintetizador y el mezclador permitieron una mayor experimentación con los sonidos. Esto ocasionó que el género musical se fuera poco a poco implementado en la cultura popular y no solo de culto, razón por la cual los bares nocturnos a finales de la década en varias partes del mundo, exhibieron el nacimiento de una nueva escena cultural.

Sintetizador

El movimiento fue creciendo y para la década de 1970, la agrupación alemana Kraftwerk, fundada por Ralf Hütter y Florian Schneider, dieron el golpe sobre la mesa con su legendario álbum “Autobahn”, que influiría de manera determinante en la electrónica y seria la puerta para géneros como el RAP, además de inspirar a intérpretes como Giorgio Moroder, Jean-Michel Jarre o Afrika Bambaataa, entre otros tantos, quienes empezaron a moldear varios de los estilos que hoy conocemos como el house, el dance, el techno y más. No obstante, fue a mitad de la década de los 70’s que los ritmos electrónicos se adueñaron de las discotecas y esto fue gracias a la música disco, que pusieron a bailar a todos incluso a los más chapados a la antigua. 

Flyer presentación Kraftwerk

Ya para finales de los 70’s y principios de los 80’s, la música disco entró en declive, pero en vez de morir evolucionó, y fue cuando quedó claro que la electrónica tenía mucho más para dar. Si las décadas anteriores habían dado de que hablar, en las décadas de 1980 y 1990 la cosa se estallaría mucho más gracias a los nuevos estilos que empezaron a sonar en ciudades como Detroit, la cuna del techno (que de manera simultánea también se desarrolló en países como Alemania), y Chicago, la cuna del house, donde Tood Terry, el dios del hause, marcaría la historia de la electrónica para siempre. 

La asistencia masiva que se empezó a manifestar alrededor de la música electrónica en Europa, en poco tiempo se trasladó a Estados unidos, donde se termina de conformar la imagen que hoy tenemos de los raves, o en otras palabras más claras, un espacio donde la telepatía existe, donde podemos abrazar a un extraño, donde somos uno solo con el otro, con la música, con el mundo (Páez, 2009). 

De esta manera llegamos al final de la primera estación queridos wareros, si le gustó esta primera entrada de este viaje por la historia de la música electrónica, lo invitamos a no bajarse de la nave de Waro Colombia y compartir la columna para seguir sumando pasajeros a este recorrido de música y memoria.  La próxima semana estaremos aterrizando en el goce, en la parranda y el descontrol que se dio en la mítica discoteca Studio 54, y que marcaría para siempre la historia de la electrónica.No se lo pierdan.  

Mateo Caballero
(Bogotá, 1997). Actual estudiante del pregrado de Creación Literaria de la Universidad Central y creador de la Revista cultural Pequeños Relatos. Ha colaborado con sus escritos para algunas revistas nacionales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *