Seleccionar página

Rock en estado puro: Sobre furia

por | Abr 8, 2021 | #blogrumba | 1 Comentario

Estuvimos disfrutando de buena música en el Jail Hause Rock, donde se llevó acabo la final del primer ciclo de conciertos de este año del Rock N Roll On Session y donde nos quedó claro que también se puede rumbear al son de los distintos ritmos del rock.

Sabemos que retomar las labores después del pequeño receso de semana santa no deja de ser engorroso para muchos, por eso hoy les traigo una experiencia alucinante que viví junto al equipo de Waro Colombia en el Jail Hause Rock, donde se llevó acabo la final del primer ciclo de conciertos de este año del Rock N Roll On Session, un evento de música en vivo organizado por Baltika Records (@baltika_records), que como lo mencioné en anteriores entradas, se organiza en distintos bares de la ciudad con el propósito de incentivar bandas locales.

La cita musical se llevó a cabo en las instalaciones de uno de los bares más estileros de rock de Bogotá, ubicado en la localidad de Fontibón, al occidente de la ciudad. El conocidoJail Hause Rock (@jailhouserockbogota), cuya estética vintage acompañada de varios colores nutrían devida el entorno, hicieron de la experiencia más memorable. Sobre las 8:00 p.m. el aforo del bar se aproximaba a su límite, los asistentes queya habíamos llegado nos encontrábamos listos en nuestros asientos para disfrutar de la puesta en escena que no demoraría en arrancar. 

Los primeros en tomarse la tarima fueron Discordia DS (@discordia_ds), una banda formada por Stiven Buitrago (vocalista), Julian Lara (baterista), Juan Agudelo (bajista), Anderson Tachak (guitarrista), Nicolás Zambrano (guitarrista) y David Pinzón (teclado), con su mezcla rotunda de batería y guitarra que aceleró los corazones de todos. Durante una enérgica presentación, nos enseñaron canciones de su primer EP“Gritar y levantarse”,donde destacaron canciones como “Metáfora” y “Lo que no pudo ser”, logrando enganchar una noche que desde ese momento ya prometía cosas interesantes. 

La atmosfera del lugar tomaba cada vez una mejor cara. En seguida de despedirse Discordia del escenario, restaron pocos minutos para que la onda indie de Pregúntale a Laika (@preguntalealaika),tomara conquista de una noche que hervía en buenas vibras. La psicodélica banda al mando de Dave Daza (voz y guitarra), David Cuervo (bajista) y Diego Mosquera (guitarra), nos compartió un espectáculo que evocó el buen momento que viven las bandas de rock alternativo en Colombia. Entre letras melancólicas y profundas, nos transportaron por un mundo envuelto en amnesia momentánea. 

En el intermedio — antes del plato fuerte de la noche —, recargamos combustible en la barra con unas polas bien frías, las cuales nos dejarían entonados para disfrutar una buena descarga de nostalgia. Al volver a nuestros asientos, el staff ya tenía todo en orden para dar comienzo a la función, donde nada más y nada menos, una de las bandas revelaciones de la escena rockera de la capital, la potente Sobre furia (@sobrefuria), conformada por Camilo Herrera (voz y guitarra), Jota (bajista y vocalista), Steven Cortes (baterista) y Juan Sebastián Camacho (Guitarra principal), se iba a presentar. 

Con éxitos de su primer EP “Amanecer” como “Hoy sin ti” e “Intoxicante”, Sobre Furia abrió una puerta directa al descontrol, en donde nuestra pulsaciones cardiacas por minuto se elevaron hasta rozar su límite; a nuestro alrededor se podía sentir el alboroto que se estaba viviendo en Jail Hause Rock, sin saber aún la sorpresa que nos estaban aguardando. Casi sobre el final de su presentación, lograron que ningún asistente del evento se quedara quieto; los sublime riffs guitarra de Juan Camacho, que, en coordinación con la batería atrevida de Steven Cortes, más el bajo punzante de Jota y la transgresora voz de Camilo Herrara, revivieron uno de los temas más recordados de Pxndx: “Disculpa los malos pensamientos”, la cual nos despelucó al compás de un pogosabroso.  

Mediante avanzó la noche, ya un poco afónicos de tanto cantar a grito herido con Sobre furia, nuestros amigos y ganadores de la noche, los talentosos de Mr. Nobody (@mrnobodyrock), no se ahorraron nada en el escenario y demostraron con creces por qué se quedaron con el premio mayor en el primer ciclo del Rock N Roll On Session. Temas como “Kamikazes” o “En tus huesos” nos enviaron a la frontera donde se teje la poesía con la música, causando en todos los espectadores la beatitud justa para liberarnos de los rezagos del pasado.       

Una vez pasaron algunos minutos de haber terminado la presentación Mr. Nobody, para cerrar una noche de rock en estado puro, a la tarima subió una banda cuyos sonidos experimentales transmitían, dentro de toda su aura psicodélica, un conciencia activa frente a toda la realidad colombiana, lo cual llamó la atención de todos los presentes. La banda Fuego en la tele (@fuegoenlatele)compuesta por Jhon Zuluaga (voz y guitarra), Camilo León (baterista) y Oscar Barrios (bajista), pusieron el moño a una final que dejó claro que también se puede rumbear al son de los distintos ritmos del rock.  

Como parte del público fui testigo de la descarga de poder durante toda la noche, dejando como resultado final semblantes de satisfacción entre todos los asistentes, o así lo pude notar. Sin importar el ganador elegido por Sobre furia, quienes más allá de transportarnos a un alboroto de emociones con su identidad de punk rock, fueron claros como jurado finalista al invitar a todas las bandas concursantes a no desfallecer en el largo camino de la música, palabras que tendieron puentes entre todos los gustosos por los sonidos alterados del rock y consiguiendo crear — a mi parecer lo más importante —, una comunidad que se apoye entre sí.

Entre abrazos y una buena energía, se llegó al final de otra noche más para recordar en #BlogRumba, esta vez desde el innato Jail Hause Rock que nos dejó con ganas de volver.

¿Ya han rumbiado con rock?

Mateo Caballero
(Bogotá, 1997). Actual estudiante del pregrado de Creación Literaria de la Universidad Central y creador de la Revista cultural Pequeños Relatos. Ha colaborado con sus escritos para algunas revistas nacionales.

1 Comentario

  1. David

    Siempre hay un buen pogo o mosh en los conciertos que se recuerdan y aunque fallen las piernas, se sientan los golpes y hierva la sangre, la sensación de hermandad entre las canciones es imparable.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *